relojes suizos Zenith

Henri-Pierre, relojero « alta relojería »

Johan, prototipista de movimientos

En el siglo XIX, en la ciudad de Le Locle, cuna de la relojería suiza, el fundador de Zenith, un relojero visionario de nombre Georges Favre-Jacot, tenía una sola idea en mente: crear los relojes más fiables y precisos jamás realizados.
Muy pronto comprendió que tenía que revolucionar el modo de producirlos si aspiraba a lograrlo. En aquella época, los artesanos trabajaban dispersados en pequeños talleres, sin ningún contacto entre unos y otros. Este aislamiento hacía difícil avanzar en la elaboración de piezas con una mecánica compleja donde cada elemento interactúa con el que se encuentra al lado.

En 1865, Georges Favre-Jacot
hizo construir edificios amplios y
luminosos donde reunió
todos los oficios relacionados con la relojería.

En 1865, Georges Favre-Jacot hizo construir edificios amplios y luminosos donde reunió todos los oficios relacionados con la relojería. De este modo nació la primera manufactura de la historia. Este control de todas las fases de fabricación, reunidas bajo un mismo techo, significó un paso de gigante en la elaboración de relojes complejos. El éxito no se hizo esperar. De la Manufactura de Le Locle salieron, con destino al mundo entero, los relojes más fiables y precisos de la época. Ya desde el siglo XIX, la marca era reconocida mundialmente por su excelencia mecánica.

Módulo "Gravity Control", Academy Christophe Colomb

Módulo "Gravity Control", Academy Christophe Colomb


Disco de fases lunares

Disco de fases lunares


Componentes en proceso de elaboración

Componentes en proceso de elaboración


Actualmente sigue habiendo muy pocas casas relojeras que puedan presumir de llamarse Manufacturas, ya que ello implica realizar internamente todas las etapas de diseño y fabricación de los movimientos y los relojes. El control total que ello otorga es lo que permite a la Manufactura Zenith apartarse de las pautas tradicionales para crear, con total libertad, piezas mecánicas fuera de lo común que escriben sus propias páginas en los libros de la historia de la relojería. Dan fe de ello las más de 300 patentes y 600 variaciones de movimientos desarrolladas por la marca de la estrella, como el legendario calibre El Primero o el módulo giroscópico "Gravity Control", por citar sólo algunas.
Ya sea en relojes de a bordo, de bolsillo o de pulsera, Zenith ha destacado siempre en materia de precisión. Con 2333 premios de cronometría obtenidos hasta la fecha, Zenith es la marca con más galardones de toda la historia en esta disciplina. Desde el reloj más sencillo hasta el más complejo, clásico, deportivo o contemporáneo, para hombre o para mujer: todas las complicaciones, todos los estilos figuran en la paleta de Zenith, para que todos puedan satisfacer sus deseos. Un perfume de exclusividad Instalada aún hoy en su ubicación original que la vio nacer hace casi un siglo y medio, la Manufactura Zenith actualmente acoge más de 80 oficios relojeros. Entre sus numerosos talleres, uno posee un nombre que invita a soñar: el de alta relojería. Aquí se gestan las piezas más exclusivas, dotadas de innovaciones de vanguardia y, al mismo tiempo, de una larga tradición relojera.

La Manufactura, instalada aún hoy
en su ubicación original, acoge actualmente
más de 80 oficios relojeros.

En ella, sobre un banco de trabajo, un relojero desmonta una a una los cientos de piezas que componen un movimiento que tarda varias semanas en montarse, para comprobar que todas encajen perfectamente. Un poco más allá, se ajustan, achaflanan y decoran prácticamente todos los componentes. Todo a mano, por supuesto. A continuación, se retoma el paciente trabajo del relojero para volver a montar el calibre, comprobarlo, limpiarlo y, si es necesario, volver a empezar. Más lejos en el taller, otras hábiles manos llevan a cabo el proceso de encajado, cortando una tija de remontuar para conseguir un ajuste milimétrico, o combando las agujas para lograr una estética perfecta.


Aunque el trabajo de estos artesanos con dedos de oro nos fascina por su virtuosismo y su infinito rigor, no hay que olvidar que no representa más que la culminación de un arduo esfuerzo que se inició meses o incluso años atrás.
Desde los primeros esbozos o desde el mismo momento en que surge la idea de crear una complicación o una construcción inédita guardada en secreto por Zenith, se moviliza un gran número de talleres. La oficina técnica y los departamentos de ingeniería, diseño e investigación trabajan codo con codo en todas y cada una de las etapas que preceden a la fabricación de un reloj excepcional.
Cada elemento, por minúsculo que sea, es importante, ya que no hay que dejar nada al azar para que el reloj pueda funcionar a la perfección.

  • Georges Favre-Jacot

    Georges Favre-Jacot

    EL CONCEPTO DE MANUFACTURA

    En 1865, Georges Favre-Jacot hizo construir edificios amplios y luminosos donde reunió todos los oficios relacionados con la relojería. De este modo, creó el concepto de Manufactura.

    MÁS INFORMACIÓN
  • Captain Winsor Annual Calendar

    CAPTAIN WINSOR ANNUAL CALENDAR

    UNA COMBINACIÓN ÚNICA

    El calibre de serie más preciso que late a una frecuencia de 36.000 alt./h, asociado a una complicación innovadora: el calendario perpetuo.

    MÁS INFORMACIÓN
  • CENTROS
    DE REPARACIÓN

    Dispondrá de una amplia red
    de reparación por todo
    el mundo y se beneficiará de la experiencia
    de relojeros formados en la más pura
    tradición relojera para llevar a cabo el mantenimiento,
    la reparación y la restauración
    piezas antiguas.

    BUSCAR UN CENTRO DE REPARACIÓN

go up