Manufactura suiza

Desde su fundación en el siglo XIX, Zenith ha convertido la precisión en el centro de cada proyecto que lleva a cabo. A través de la homogeneización de la experiencia y la producción técnica fijadas por su fundador Georges Favre-Jacot, Zenith ha sido capaz de realizar extraordinarios avances en precisión cronométrica, fiabilidad e innovación. Entre 1903 y finales de los años 60 –la edad dorada de los concursos de cronometría–, Zenith ganó 2333 premios, presentó más de 300 patentes y diseñó varios movimientos que fueron creados en incontables variaciones.

 

Ubicada en la ciudad de Le Locle, en la región de Neuchâtel, conocida como la cuna de la industria de la relojería suiza, la Manufactura Zenith ha ampliado sus edificios, pero permanece en su ubicación original desde 1865. La localidad de Le Locle fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco por su arquitectura industrial y planificación urbanística, a la cual Zenith contribuyó con la construcción de la primera Manufactura relojera de la historia.

 

En 1969, Zenith comenzó una revolución micromecánica con la llegada de El Primero, el primer cronógrafo automático de alta frecuencia del mundo. Con tal alto pedigrí en este tipo de movimientos, Zenith creó a continuación El Primero 21, un cronógrafo con indicación de las centésimas de segundo que late a una increíble alta frecuencia de 50 Hz.

 

Precisión cronométrica

En la actualidad, la búsqueda incansable de Zenith de la precisión cronométrica soporta diferentes frentes. Desde la completa reinterpretación del órgano regulador en un reloj mecánico, que ha variado relativamente poco desde el siglo XVII, hasta contrarrestar los efectos de la gravedad con un mecanismo giroscópico, Zenith se encuentra en la cúspide de la innovación relojera en una incesante búsqueda de la precisión.

Con una completa manufactura a su disposición y la sinergia proporcionada por el Grupo LVMH y su círculo de mentes técnicas y creativas, Zenith va dejando huella en la incesante evolución de la relojería y comparte su visión de la Alta Relojería del futuro. Zenith se enorgullece de equipar todos sus relojes exclusivamente con los movimientos mecánicos que desarrolla y produce en su propia Manufactura.