LAND ROVER

LAND ROVER

LAND ROVER

Muchas veces imitados, rara vez igualados. Zenith y Land Rover son dos favoritos por naturaleza. Desde 1969, año en el que tuvieron lugar míticos lanzamientos de las dos empresas, sus destinos están entrelazados. Ese fue el año en el que la Manufactura suiza presentó el famoso movimiento de cronógrafo El Primero, el más preciso en todo el mundo, y en el que el fabricante de automóviles británico Land Rover lanzó el primer vehículo de lujo con tracción a las cuatro ruedas, el emblemático Range Rover. Tres años después, los caminos de estos dos aventureros se cruzaron cuando el explorador John Blashford-Snell cruzó el Tapón del Darién –un área de inhóspitos pantanos y selva virgen en la frontera entre Colombia y Panamá– al volante de uno de los primeros Range Rover y con un cronógrafo El Primero en su muñeca.

50 años de innovación

Durante esta expedición transamericana, ambos modelos demostraron su extrema maniobrabilidad, su resistencia y su excepcional capacidad todoterreno. Desde esta épica aventura conjunta, casi 50 años de innovación y perfeccionamiento han elevado los conceptos originales –simplicidad, robustez e ingenio– al rango de iconos atemporales que no han perdido un ápice de su autenticidad.

Si Zenith fuera un coche sería, sin duda, un Range Rover. Ambos son considerados iconos en sus respectivos ámbitos. Ambos comparten los mismos valores y elementos clave, que incluyen carisma, refinamiento técnico y gran rendimiento. Ambos presentan innovación en su ADN. Ambos, Defy y Range Rover, son codiciadas marcas de lujo y las innovadoras piedras angulares de sus industrias –objetos con los que se crea una conexión emocional inmediata. Ambos se inspiran en el pasado, sin dejar de mirar con decisión al futuro.

Julien Tornare, consejero delegado de Zenith